sábado, 21 de septiembre de 2019

Vientos de cambios en mis redes sociales

He cambiado en mis redes sociales.

El trabajo en Social Media no es fácil, ni rápido, ni cómodo. Por mucho que lo parezca, dada la sencillez de la mecánica de cada plataforma. Sus entresijos permean a muchas capas: los hashtags, los horarios, los nichos... A ello súmale que no existe una única y definitiva, sino que se necesitan de varias que se complementen (en especial cuando las más populares no están del todo optimizadas para un contenido específico y propio).

Pero voy al grano. Quizá algunos os hayáis dado cuenta de que desde septiembre he efectuado algunos cambios en mis redes. En primer lugar, me hice un nuevo pseudónimo. El anterior me gustaba, pero no cumplía ciertos aspectos, y es que en su día lo cogí un poco al azar, más bien llevado por el sonido que tenía. 
Pero lo más importante es que los contenidos han tomado una nueva dirección. Lo que tenía eran cuentas cajón de sastre, y popurrí de muchas cosas (Twitter e Instagram) en las que metía prácticamente de todo sin orden ni concierto; la mayoría, cosas del día a día y videojuegos. Y eso era como un álbum de fotos centrado en mi vida, pero a menos que quisiese vender un estilo de vida, eso no funciona así.

Esta vez irán centradas en la ilustración.


Y esto no es por capricho, sino porque recientemente he reflexionado y puesto en distinto orden de prioridad, todas mis habilidades. Yo era un:
"jack of all trades, master of none".
Lo que viene a significar: aprendiz de todo y maestro de nada. No dedicarme plenamente a una de ellas, e ir alternando entre unas y otras, me estaba llevando a una frustración crónica. Eso era un ancla más del barco. Vale, podía haberme dado cuenta antes. Pero todo lo que hago lo disfruto de corazón, y me ha costado mucho dejar de lado algunas aficiones. Pero es que si no lo hago, nunca voy a progresar. Y antes que nada, ahora es necesario poneros en contexto:

Dibujar es la afición más antigua y constante que tengo.


Desde Secundaria dibujo, y aún lo disfruto. Aunque he tenido muchos obstáculos a lo largo de mi trayectoria, el mayor siempre he sido yo mismo. Cuando eres una persona multidisciplinar y además con ciertas inseguridades, es fácil que en determinados puntos te llame más probar otras cosas. Eso me ha sucedido múltiples veces, en especial con la música o la confección. Esas etapas de ejemplo no abandoné completamente el lápiz, pero sí que lo cogía a duras penas. Esos años de inactividad no son moco de pavo. Conllevan un enriquecimiento personal a otros niveles, como la capacidad de adaptación, pero retrasan y desgastan al fin y al cabo. Pues uno cuando crece y madura, y yo diría que haciendo hincapié en la entrada de los treinta, ya se da cuenta de que no tenemos todo el tiempo del mundo.
El camino hasta encontrarme "en propósito" ha sido muy largo y difícil. Pero aquí estamos ahora. Eso es lo que importa. Y conmigo, vosotros acompañándome en ese viaje apasionante. Muchas gracias por leer y por seguir ahí.

2 comentarios:

  1. Muy interesante publicación. Me alegra que sigas dedicandote a tus pasiones. Espero con ansias el siguiente post.

    ResponderEliminar
  2. El tipico problema del multidisciplinar... me alegro de que te hayas decantado por algo... y espero que no abandones totalmente esas otras artes en las que tambien destacas.
    Hasta el proximo post!

    ResponderEliminar