lunes, 26 de agosto de 2019

Cosplay y patinaje: mi trilogía sobre ruedas

Durante tres años consecutivos (2017-19) he repetido cosplay con patines en Gamepolis, y me ha resultado tan curioso que he querido hacer un montaje en honor a esa "trilogía".

La verdad es que combinar dos de mis mayores hobbies (patinaje y cosplay) ha sido una de mis mejores ocurrencias, ya que es sumamente divertido. Por desgracia no muchos personajes de ficción llevan patines, y tampoco acompaña el estado del suelo de la convención, las normas de seguridad del lugar, la afluencia de público, etc.
Todos ellos sólo los llevé una vez. Es la maldición habitual con mis cosplays. Y curiosamente, cada año llevé unos patines distintos. No por otra cosa, sino porque tuve mala suerte con mis dos primeros pares... Afortunadamente, ahora estoy muy contento con mis USD.

Si quieres ver todas las fotos de estos cosplays, aquí dejo links:



viernes, 23 de agosto de 2019

Estreno

Buenas. Bienvenido, bienvenida, bienvenide. Pues... estrenemos mi bonito y nuevo blog.

Esto de tener un blog ya es algo por lo que he pasado varias veces en la vida, pero nunca me cuajó. En el pasado yo usaba Esflog (un Fotolog clónico a la española), de ahí pasé a Tuenti (RIP), y de ahí a Twitter y Facebook. La cuenta de Facebook la borré por inactividad y por poco gusto con su interfaz; demasiado liosa (no reírse). Twitter lo usaba muy frecuentemente, para ahora sólo lo actualizo para cosas señaladas y más para informarme.
En cuanto a tener un blog, he tenido varios intentos. El primero de ellos fue un blog sobre mis cosas de costura. Porque sí, pasé por una etapa en la que cosía bastante, ya colateralmente a mis cosplays o disfraces (como mejor es conocido para el pueblo llano). Pero esa afición decayó, por lo que también la ilusión original de publicar ahí y como es lógico, también el contenido.
La segunda vez que intenté tener un blog, ni siquiera se llegó a publicar. Pues más bien formaba parte de unos ejercicios prácticos para un cursillo online sobre Wordpress. No continué porque tenía en mente estructurarlo como un blog profesional de diseño, así que fallaba en las raíces, pero es que tampoco me gustó Wordpress. Es decir, no para mí. Es maravilloso y tiene muchas posibilidades, pero me pierdo en la programación web, de la cual no sé ni la mitad de la mitad.
Ahora sí he encontrado la plataforma (Blogger) y el contenido (diario personal), y de momento tengo demasiado de lo que hablar. Pero no voy a apurarme, pues tarde o temprano todo eso irá fluyendo, y no tengo prisa.
Por lo pronto, este sitio está un poco en construcción, pero tengo mucha ilusión y... ¿qué puede salir mal? En realidad, cualquier cosa. Pero esto me está gustando.