viernes, 20 de agosto de 2021

Los gameplays intimistas y su magia

Qué vida más triste

Existe una magia especial cuando dos amigos se sientan a jugar un videojuego desde el mismo sofá.

No es el "efecto Bollycao" nostalfag que produce en ciertas personas ver que dos amigos se reúnen físicamente (y no online), para jugar algo en común, emponderado hasta el infinito por la equivocada idea de que todo tiempo pasado fue mejor. Tampoco tiene que ver con ningún tipo de insinuación erótica-festiva que implique la gran victoria de sentarte cerca de tu crush. Ni tan siquiera es la conexión que se produce con una amistad cuando compartes con ese alguien una pasión en común. Que me parece fabuloso pero no va por ahí. Y si piensas que tal vez tiene que ver con el juego en sí... pues no. Tampoco.

Entonces, ¿qué es? Pues, es una situación con un contexto que se produce bajo ciertos factores, en el cual dos jugadores, mientras juegan, hablan, se relacionan sin tapujos, mostrándose tal y como es. La amistad brilla. E invita a acercarse a cómo piensan, y cómo viven, en ese momento.

Ein, ¿hablabas de videojuegos?

Efectivamente, y allá voy a explicarlo. El videojuego no es más que el punto de partida. La excusa. De hecho, el videojuego da un poco igual; aunque como ahora paso a detallar, dependiendo del género, puede prestarse más o menos a crear este ambiente. Y los factores que crean este tipo de gameplays tan peculiares son:

  • Se intercala el propio avance en el juego con opiniones, anécdotas o temas de cualquier índole y con libertad personal. Esto creo que es lo más importante. Y lo que hace que el audio prevalezca sobre el vídeo.
  • Total espontaneidad.
  • Un entorno tranquilo, relajado. En casa como norma general.
  • Sin límite de tiempo estricto, sin prisas.
  • Si es por la noche, mejor.
  • La calidad técnica no importa tanto.
  • La calidad de la partida en sí no es tan importante, aunque sí debería tener un mínimo de interés.
  • Un gran peso del humor.
  • Más efectivo con juegos de un jugador, en modo historia y con cierta inmersión, que no se conozca de antemano o domine, si se jugó previamente. Al más puro estilo "pasa el mando". También valen juegos con multijugador cooperativo.
  • Preferiblemente con dos jugadores. Cuatro como mucho si se mantiene la "esencia" del chill.
  • Importancia del sonido ambiente, equiparado al ASMR, incluyendo clicks o pulsaciones del mando, comida y bebidas...
  • Como dije al principio: presencial. También podría ser online, aunque bajo mi opinión, la conexión es menor, y la chispa también.
Para que entendáis la analogía, la pieza sería parecida a una "entrevista", totalmente libre, abierta, sin pautas, que a lo que conocemos comúnmente como gameplay. O un retrato, en soporte audiovisual.

Pero, ¿no existen para ello otros formatos como los podcasts?

Cierto es. Con la diferencia de que un podcast es más cerrado: mayor estructura, planificación, enfoque en un tema y normalmente se busca informar. En un podcast hay temas que difícilmente pueden surgir. Aunque seguramente haya excepciones más experimentales que se acerquen, como "Nadie Sabe Nada" que es pura improvisación.

¿Por qué videojuegos y no otra cosa?

Podría. La gente se relaciona en todas partes como algo cotidiano. Pero como dije arriba, los videojuegos son la excusa perfecta. Hoy día uno de los entretenimientos más universales, y accesibles, que existen. Y el contexto que crea es ideal. Piensa en alguien que conozcas que no juegue absolutamente a nada. A mí me cuesta, aunque tuve un profesor en la Universidad que se declaraba abiertamente en contra. Lo mejor es que me daba una optativa sobre... ¡VIDEOJUEGOS! (desde luego la carrera fue un caldo de cultivo perfecto para todo tipo de situaciones bizarras).

Antes había mencionado un ejemplo de Gamplis, amigos del veterano youtuber Fistroman. En un excéntrico directo de Skyrim en un canal secundario, decía FM: "Esto es lo bueno de este canal, que como nos la suda, salen cosas muy interesantes". Se refería a que el gameplay que estaban emitiendo no se parecía en nada a un gameplay. Empezó como tal pero fue desvariando completamente.

El panorama del gameplay está saturado. Todo el mundo juega, y si lo pueden grabar y/o emitir, obteniendo algo a cambio, mejor. Esto da para un tema aparte. De los aspirantes a Youtube de los 2010's hemos pasado a los streamers, en directo, cuya inmensa mayoría busca, por encima de todo, crecimiento y prosperidad en sus plataformas (tenga el subtexto que tenga, esto siempre es la piedra angular). En mi caso, cuando digo "me encantan los gameplays", me refiero a los del tipo que dan título a esta entrada. Más allá de haberse ideado como producto, que sean, sobre todo, intimistas. Con esencia, espíritu.

A mí me gusta coleccionar algunos. Oírlos, desde mi móvil, me ayuda y acompaña en la vida diaria. Tiene un efecto balsámico, relajante, casi terapéutico diría. Cual aislada cápsula del tiempo en mitad de este torbellino cambiante que vivimos; más aún desde la pandemia... el terrible desastre que nos separó a todos. El mero hecho de oírlo se vuelve casi un acto egoísta. O idólatra. Durante unos años me tocó hacer frecuentes viajes en carretera. ¿Adivináis qué es lo que solía llevar puesto durante el trayecto? No hay otro formato que se le parezca, y cuando alguien lo graba, lo hace por accidente o casualidad. Porque los formatos se canibalizan entre ellos, se vuelven la misma cosa, y el gameplay no es una excepción.

Aunque todo esto está muy bien, pareciera que me esté limitando a ello como un producto audiovisual a disfrutar en tercera persona. Pues nada más lejos de la realidad. Es mucho mejor vivirlo. Quedar para jugar es el plan más zen que existe. Claro es, no siempre se puede, o apetece. Los videojuegos de hoy día tienen escasa inmersión, y el estilo de juego ha ido cambiando, planteándose más como una "maratón" que completar. Las famosas "quedadas de videojuegos" (al igual que las pijamadas) se han quedado desfasadas, obsoletas. La última persona de mi círculo que empleó esa expresión, se sacó unas oposiciones y desapareció del mapa. Quedar para esto requiere gran cantidad de energía. Los amigos viven lejos. Los amigos son selectivos; pero amigos al fin y al cabo. Y el retro o jugar títulos más antiguos no siempre es atractivo para muchos de ellos. Si quedas para jugar uno largo, el ritmo decae entre una quedada y otra. Salen otros planes alternativos que llegan a preferirse más, e incluso se dropean (abandonan) algunas partidas. Pero si no, igual también llegan a cansar las sesiones demasiado largas. Carajo, el mero hecho de hacerse adulto hace que estos planes se los lleve la corriente. ¡Son tantos inconvenientes!

Así que al final lo acabas oyendo. Que es mejor que nada.

Si tuviera que poner un ejemplo ideal de plan para gameplay intimista, en este instante de escritura se me ocurre Silent Hill, preferiblemente de la trilogía clásica. Soy un gran fan de los juegos de terror. Y ya de paso: ojalá esa franquicia levantara la cabeza. Pero bien de verdad. No como máquinas de pachinko. Ni como trending topic cada vez que en algún punto de España se forma niebla.

domingo, 13 de junio de 2021

Curso del 20/21, o cómo sobrevivir a las aulas

El verano ya llegó. Y con él, se cierra un negro capítulo en mi vida. Está bien, dicho así tal vez suene demasiado negativo. Aunque no se deben entender las cosas como polos absolutos. ¿Qué ha pasado entonces? ¿Hace falta una reflexión? Creo que de hecho, sí.

Poniéndonos en situación, estoy estudiando Administración de Sistemas Informáticos (FP). No hace mucho, se me antojó buena idea estudiar informática. Afortunadamente, de hecho: sigue siéndolo. Disfruto aprendiendo esta profesión, y siento que definitivamente estoy en mi lugar. Lo peculiar es que, hasta entonces, ya hacía mucho que yo estudiaba algo reglado, y relacionado con esto, nunca.

¿Y eso? Yo cometí una serie de catastróficos errores en la vida, demasiado recientes. Malas decisiones irreversibles, que tantos años de vida me han robado. Y además de esos errores, tardaba demasiado en recuperarme, y nunca lo hacía del todo. Pero admitirlo no me servía de redención. En mi situación, estaba bien jodido. No ya porque no tiene arreglo (no se puede dar marcha atrás); no ya por no saber a dónde dirigirme (hasta que pensé en informática); sino que, sobre todo y más importante, no encontraba un por qué. Nunca nadie me ha sabido dar respuestas, ni las había encontrado por mi cuenta. Vivía cada día con miedo y un complejo de inferioridad terrible. Se me hacía difícil hacer vida social. Cada año huyendo, escapando, hacia algún oasis temporal que pronto acababa enquistado.

Pero en un acto de fe, llegué a confiar en que encontraría mi lugar. Aún pasado el umbral de los treinta. Así que lo hice. Di ese paso. Volver a clase. Esta vez aprendiendo aquello que siento que me define. Mejor tarde que nunca. Y tío. Se está haciendo duro. Nunca nada sale como se espera. De entrada, lo que iban a ser dos años, pasaron a tres (no había plaza en oferta completa, así que entré en parcial, de tarde). A mediados de primer año, estalló la pandemia del coronavirus, que cambió las vidas de todos nosotros. Pero mientras que primero fue bastante asequible (las clases online nos ayudaron mucho en nuestro caso), segundo ha sido un verdadero infierno. Uno de los años más tristes que recuerdo. Aquí es donde me voy a centrar.

Un lugar que me resulta familiar...

En segundo curso es donde he tomado verdadera conciencia de lo que soy, y que me hace tan diferente del resto. Sin malinterpretar, yo puedo igual que cualquier otro, tengo habilidades, puedo programar, aprender y sintetizar conocimientos. No en balde mis notas no han sido precisamente malas. Pero lo que sí tengo es una menor tolerancia a la fatiga formativa, a soportar a profesores nefastos, y menos paciencia. No nos engañemos. Estudiar, como forma de vida, siempre ha sido difícil. En media mañana vas a clase, en la otra media estudias o trabajas los contenidos. Durante unos años estás así, y ni siquiera te pagan. Y por eso se hace cuando uno es joven. Cuando uno puede permitírselo. Y resistir las inclemencias de un sistema educativo obsoleto: profesores descontrolados, exámenes exigentes, constancia, muchas horas en la pantalla, etc. Si te sientes solo, tienes amigos que te acompañan en esta gran aventura: compañeros de tu edad, afines a tus gustos, sensibilidades, aficiones... O buscar apoyo en otras personas. Exactamente, esto último no ha estado a mi alcance. Al menos no como algo más que un mero compañerismo.

Extracto de mi cómic Nostos, Algos

No vengo a decir que estudiar de adulto sea malo. De hecho, uno nunca deja de aprender, y a veces hay que reciclarse, promocionar en el empleo, adaptarse, etc. Pero en mi caso, es una fase que nunca se había cerrado satisfactoriamente, cual herida abierta, y que tampoco dio paso a la siguiente. Y en este limbo desesperante me había quedado atascado. Pero volviendo a las circunstancias: como el ritmo requería el turno completo de los días, yo llegaba a casa, y luego tenía que seguir metido en las tareas. Pero veía que todos mis amigos llegaban de trabajar y podían jugar libremente videojuegos o desconectar por completo. Obvio, ésa es la clase de vida que deberíamos tener todos. Pero, ¿cómo aguantar con eso, mordiendo la mandíbula, sin notar un cambio irreversible? Al menos, ¿cómo no dejar que tus pensamientos desvaríen en un sentido en que te sientas mala persona? ¿O alguien envidioso, que los demás rechazarían?

Antes había mencionado que nunca encontré los por qués de mis errores. Y si atisbaba algo, tenía el color de la culpa. Qué gran contradicción machacar a aquel que necesita más ayuda que nunca. Y qué fácil y cómoda salida. Pero la sociedad no está lista para singularidades como yo. Se lavan las manos, y yo no les culpo, pues seguramente yo haría lo mismo en su lugar. A un curso ya de por sí duro, se le sumaba mi gran insatisfacción vital, el bagaje de mi pasado insustancial y sin sentido, una pandemia que impedía ver a nadie, una vida social completamente ausente, una soledad desoladora... Y no sin algunos episodios de ansiedad, síntomas de algo más que pataletas por suspensos.

Fuente: The Awkward Yeti
theawkwardyeti.com

Decía J.R.R. Tolkien: "Las hazañas no son menos valerosas porque nadie las alabe". Nunca nadie ha entendido mi proeza en solitario. ¿Acercarse? Desde luego. Tengo algunos amigos que me salvan de la locura. Ni tampoco lo que supone empezar a estudiar algo nuevo, técnico y difícil, con una edad, y con todos mis antecedentes. Y creo que nunca nadie lo entendería jamás, a menos que haya tenido tan mala suerte como yo. Cuando amigos, colegas y familiares aplauden, o lloran algo ajeno, es porque ven ese éxito en un tópico que entienden y valoran: conseguiste un nuevo empleo, vas a ser padre, publicarás tu libro... Nadie aparece porque sí felicitándote por "haber tenido la fortaleza y la voluntad de continuar conociendo la situación en la que te encuentras". Ahora que ha terminado, me da igual si atesoro esa experiencia sólo para mí. La vanidad no deja de parecerme un mal vicio de la sociedad moderna, en que no quiero reflejarme. Sólo quería algo de apoyo. Algo de apoyo no hubiera estado mal. Ahora lo importante es saberse cambiado a mejor. A las puertas del verano, me quedo con el sabor agridulce de sentir orgullo por haber superado esto. Y por haber tenido justo delante mía el límite, sin dejar que me destruyera. Y que sigo aquí para contarlo. Lo que no te mata, te hace más fuerte. Y diferente, también.